Entrenamiento con aparatos

Seguro que muchas veces habréis echado un vistazo al catálogo de cualquier marca especializada en deportes de combate y artes marciales buscando algo interesante que os pudiese ser útil a la hora de entrenar. De entre los muchos productos que se puede encontrar en este tipo de tiendas destacan, por la importancia que han tenido en la formación de las más ilustres figuras de nuestro arte marcial, el makiwara y el saco de golpeo. Sobre éstos y otros artilugios de utilidad en el entrenamiento de un karateka trata el texto que sigue.

Entrenamiento con Makiwara

El makiwara ha sido, es y será un instrumento muy útil para el endurecimiento de las zonas de golpeo, tanto de las manos como de los pies. Fortalece las muñecas, ayuda a mejorar la técnica general de golpeo y, si se entrena con él correctamente, ayuda a controlar mejor la respiración, haciendo más efectiva cualquier técnica. La forma correcta de usarlo sería colocándose frente a él –para golpes directos de puño- o diagonalmente –para golpes de mano abierta circulares- en zenkutso dachi, kiba dachi o shiko dachi, y aplicar la técnica prestando especial atención al giro de la cadera y las fases de la respiración –inspirar al recuperar y espirar corto y profundo al impactar-.

Aspectos importantes a tener en cuenta al entrenar con makiwara
- Rotación de la cadera, que debe favorecer el movimiento de golpeo.
- Correcta alineación de la muñeca, para evitar que ésta se doble y se lesione al impactar.
- Ritmo respiratorio correcto.
- Centrar toda la energía en el momento del impacto. Aplicación correcta del Kime.

Ventajas del entrenamiento con makiwara
- Permite percibir la sensación de golpear realmente contra algo.
- Ayuda a corregir la posición de la muñeca al golpear, ya que al impactar tendremos un “feedback” instantáneo de las consecuencias de la técnica aplicada.
- Ayuda a aprender a dominar el giro de cadera y a tener un mejor control de la distancia y del ritmo respiratorio.
- Fortalece huesos, músculos y tendones, preparándolos para situaciones de combate real.

¿Cómo conseguir un makiwara?

En la mayoría de tiendas de artes marciales disponen de este tipo de útil para el entrenamiento. No obstante, los hay de varios tipos, y no todos ellos ofrecen las mismas ventajas e inconvenientes.

Makiwara de pared: de fácil instalación en cualquier piso, por pequeño que sea –siempre y cuando se disponga de una pared lo suficientemente robusta como para aguantar la cantidad de impactos que se le va a dar-, y de precio contenido, este tipo de makiwara presenta un problema importante: es lesivo para las articulaciones. ¿Por qué? porque sin inventarse ni deducir nada, teniendo en cuenta la tercera de las Leyes de Newton, la “Ley o Principio de acción y reacción”, cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, éste ejerce sobre el primero una fuerza igual y de sentido opuesto. Traducido, cuando se aplica un tsuki al makiwara, éste, que a pesar del golpe permanece inmóvil al estar fijado a la pared, devuelve una fuerza equivalente a la aplicada, que se extiende a las articulaciones de la muñeca, el codo y, principalmente, el hombro. Tal vez en unos cuantos golpes no ocurra nada, pero con la práctica reiterada lo más probable es que surjan problemas de tendinitis en los hombros, los codos y los nudillos.

Makiwara de suelo: consisten en una tabla de madera relativamente flexible que alberga en su parte superior una superficie de golpeo recubierta de según qué material (una cuerda de esparto, por ejemplo). La parte inferior permanece enterrada en el suelo –en el caso de que el makiwara esté montado en un jardín, por ejemplo- o bien atornillada al piso por medio de una base. Presenta una gran ventaja con respecto al anterior ya que, al ser flexible, permite una mejor absorción del golpe y no devuelve la fuerza recibida, por lo que resulta menos lesivo para las articulaciones. Este tipo de makiwara es el más empleado en Japón.

Entrenamiento con saco

Debido a su movilidad, el saco es el menos traumático de los aparatos de golpeo. No es tan duro como el makiwara ni, por supuesto, tan específico para el endurecimiento de las zonas de golpeo, pero sí que resulta efectivo para mejorar la técnica de ataque y la efectividad en los golpes. Igualmente apto para el entrenamiento de pierna y puño, permitirá entrenamientos más dinámicos que el makiwara ya que su finalidad es bastante diferente. Ello no excluye al saco como buen elemento de preparación y, en cualquier caso, como excelente complemento al trabajo con el makiwara.

Entrenamiento con pao

Pao de pared: a medio camino entre el makiwara y el saco de lona está el pao de pared, similar al empleado para entrenar por parejas pero dotado de dos enganches que le permiten ser fijado a la pared. Resulta mucho más mullido que un makiwara, por lo que sus funciones como endurecedor son más reducidas, aunque precisamente por ello permite al practicante realizar mayor número de repeticiones de golpeo y, sobre todo, centrarse en la técnica correcta, con todo lo que ello implica –giro de cadera, rotación del antebrazo en el momento del impacto, mantener la espalda erguida, realizar el impulso correcto con la pierna atrasada…-


Alternativas

Vistas las soluciones comerciales que se ofrecen en las tiendas de artes marciales, no hay que olvidar diversos útiles de entrenamiento que uno mismo puede construir partiendo de materiales muy baratos y fáciles de conseguir. Para el endurecimiento de las manos antiguamente los practicantes utilizaban un cajón con, al menos, tres compartimentos. Uno de ellos estaba relleno de arroz; el otro, de lentejas; y el tercero, de arena. Sobre estas diversas superficies se golpeaba con los deos para endurecer éstos progresivamente y lograr la máxima efectividad en las técnicas de dedos, como yonhon nukite o ippon nukite. Un saco de tela u otro material relleno de arena también puede servir para propósitos similares.

Texto: GJB

Volver a Entrenamiento