Christian Borrego y Mario Pérez, dos promesas del Karate madrileño

Madrid es, desde hace tiempo, una cantera inagotable de buenos karatekas. Basta, para darse cuenta de ello, con echar un vistazo al medallero de cualquier competición nacional de los últimos años. Sin ir más lejos, en el Campeonato de España Infantil celebrado en Menorca los días 17 y 18 de abril de 2010, los madrileños se llevaron diecisiete medallas, seis de ellas de oro, dos de plata y nueve de bronce. Algo en la capital habrá que marque diferencias, y tal vez dos de los protagonistas de este reciente éxito, Christian Borrego y Mario Pérez, Campeón y Subcampeón Juvenil e infantil, respectivamente, puedan darnos alguna pista.



Antes de nada, las presentaciones: Christian Borrego Isabel tiene trece años, es Campeón de España Juvenil en kumite -40 kg, serio y maduro, y muy trabajador; Mario Pérez Antunez tiene once, es Subcampeón de España Infantil de Pre Kumite +48 Kg, algo más extrovertido, muy tenaz, y le gusta entrenar duro. Ambos están, desde sus comienzos, bajo la tutela de Sergio Martínez, y comparten entrenamientos con Felipe Montoro, una de las firmes promesas del karate nacional.

Christian Borrego

Los inicios

Mario y Christian empezaron jóvenes, con cuatro años, y a la temporada siguiente comenzaron a competir en kata. “Me apuntaron a karate con cuatro años –explica Christian-, sobre todo porque mi profesora del cole se lo recomendó a mi madre. Solía arrancar las cabezas de las muñecas y jugar al fútbol con ellas, así que la profesora pensó que sería buena idea que hiciese karate. Con cinco años empecé a competir en katas, y llegué a ser Campeón Municipal de los Juegos Deuco. También conseguí algún cuarto puesto en campeonatos de Madrid. Disfruto mucho con los katas, pero me tira más el kumite”. Mario comparte la misma opinión: “Yo también empecé a competir en kata a los cinco años, uno después de empezar a hacer karate. Los kata son importantísimos, hay que hacer kata no sólo para cuando vienen los exámenes de grado, sino también para mejorar en kumite. Me gusta mucho practicar katas superiores como Bassai Dai o Kosokun Dai”.

Christian Borrego

Los entrenamientos

Pero los éxitos no llegan solos, y si los años pasan y no se hace el trabajo correcto, los resultados no llegan. No es éste el caso de Christian ni de Mario. “Entreno tres días por semana como mínimo –afirma Mario-, pero cuando se acercan las competiciones puedo llegar a los cinco días. Dos de esos días, los martes y los jueves, practicamos dos horas; los lunes, miércoles y viernes, una hora diaria”. El caso de Christian es un poco diferente, pues compagina sus entrenamientos de karate con los de fútbol. “Practico dos días a la semana karate, y los otros tres días entreno con el equipo de fútbol del Getafe. Cuando se acercan las competiciones, aumento el número de horas, y hacemos más entrenamientos específicos”. Estos entrenamientos específicos de kumite son, precisamente, los favoritos de Mario y Christian. En ellos realizan ejercicios con compañero y combates arbitrados. “Sergio nos saca muchos fallos en estas sesiones –reconoce Mario-, y eso nos ayuda muchísimo cuando llegamos a una competición y no tenemos ni idea de las características de nuestro rival. A mí se me da bien pelear con el marcador a favor, puedo jugar con mi rival y anticipar, y eso me lo ha enseñado Sergio, la importancia de saber defender un resultado. Sin embargo, tengo que mejorar mi actitud con el marcador en contra. A veces se me va un poco la cabeza y empiezo a lanzar mucho la pierna y me empiezan a anticipar”. Christian matiza: “Sergio es meticuloso y exigente, pero eso nos ayuda a subir el nivel. Además, tenemos compañeros que nos obligan a mejorar, como Felipe (Montoro), que siempre nos hacen trabajar lo mejor que sabemos. Mis puntos fuertes son las técnicas de pierna y jodan, y una de mis combos favoritas es puño chudan seguido de ura mawashi jodan. Sin embargo, he de mejorar la defensa y la capacidad de concentración, porque a veces me distraigo”. Mario añade: “la verdad es que la forma de pelear de Christian y de Felipe son parecidas. Ambos juegan muy bien con el coco del rival, le sacan de quicio y de repente sacan una técnica que puntúa. Eso lo hizo muy bien Christian el otro día, en el Campeonato de España, y así de bien le fue”.

Christian Borrego

El éxito nacional

A Chrisitan su primer título nacional de kumite le ha cogido medio desprevenido. Y es que, a pesar de haberse proclamado Campeón de Madrid exhibiendo un nivel excelente, un regional y un Campeonato de España poco tienen que ver. “Al principio me pudo un poco la presión. Hice tres combates y la final, y en la primera ronda le encajé a mi rival dos puños chudan que le hicieron algo de daño, así que me penalizaron por contacto y le dieron un punto. Eso me descentró un poco, pero luego la cabeza volvió a su sitio y todo fue mejor, incluida la final. A medida que pasaban las rondas me iba sintiendo más confiado y cómodo. Luego, en el podio, todo era alucinante y se me puso la piel de gallina al oír la música, tu nombre por megafonía y a continuación que eres Campeón de España… no esperaba ganar con tanta amplitud en los marcadores, fue muy emocionante.” Christian Borrego

Mario, por su parte, debutaba en la recientemente inaugurada categoría de Pre Kumi. “Además de la fase de saco y de técnica, que son clasificatorias, hice tres combates. Tuve buenas sensaciones, y aunque noté más presión que en el campeonato de Madrid, una cosa compensaba a la otra. Estar en el hotel con tus compañeros de selección, el ambiente con el preparador, Lorenzo, las llamadas constantes de nuestro sensei, Sergio, para ver cómo nos iba… todo era especial. Y cuando llegó el podio, ni te cuento, todo lleno de cámaras, la música… estaba medio alelado, apenas podía pensar en nada, fue un momento que no olvidaré”.

Christian Borrego

El futuro

Han dado el primer paso del camino que les puede llevar a conseguir grandes metas en el karate. El talento ya lo tienen, ha quedado demostrado, y las ganas de trabajar, también. “Me gustaría llegar a lo más alto –explica Christian-, al nivel de los mejores, como Iván Leal o Rafael Aghayev. El año que viene paso a cadete, a ver si siguen los resultados en esta línea y puedo ir a algún evento internacional como ya ha logrado nuestro compañero Felipe”. “Yo –afirma Mario- sueño con algo parecido, por lo menos ir a un campeonato de los grandes, ya no digo ganar, que sería la repera, pero al menos poder intentarlo”.

Texto: GJB

Volver