Iván Leal

No necesita presentación. Ha ganado seis Campeonatos del Mundo, ocho de Europa, veintitrés títulos nacionales… Iván Leal es, hoy por hoy, uno de los más grandes karatekas de la historia. Precisamente por ello en KARATE Total llevábamos tiempo esperando el momento de tenerle cerca y hacerle una entrevista. Y el momento llegó: a su paso por Ferrol, con motivo del curso de kumite organizado por el Club Bukai Sport (www.bunkaisport.com), lejos del bullicio y el estrés de las competiciones, el sueño de mantener una charla con el karateka que ha ganado todo lo "ganable", valga la expresión, se hacía realidad.



- El Iván Leal que hoy conocemos es cuatro veces Campeón del Mundo de Kumite, pero… empezaste compitiendo en katas ya de muy joven, ¿no? ¿Cómo fueron tus primeros pasos y cómo vino el cambio al kumite?

- “Empecé en el karate a los 7 años, practicando Shito Ryu con mi padre y, ya de cinturón blanco, gané alguna copa en katas. En el gimnasio Kimura -situado en la zona de Vallecas-, muy famoso por aquella época, se organizaba un campeonato entre clubes y yo gané, recuerdo, con pinan shodan. Después, a los 14, empecé a competir en kumite y quedé Campeón de Madrid y de España. Con 16 pasé al equipo Nacional Cadete, quedé Subcampeón de Europa, y de ahí pasé a Junior, Senior... hasta hoy. Pero en el camino, ya te digo, ha habido algún que otro buen resultado en katas, como dos finales de Campeonato de España y varios podios en el de Madrid”.

Memorial Rubén Sánchez 2005

- O sea que en kumite no tardaron en llegar los triunfos. ¿Puedes decirnos cómo eran tus entrenamientos con tu padre Rufino en aquella época en la que estabas empezando?

- “Desde los 9 años, cuando empecé a competir en el Campeonato de Castilla y de Madrid, entrenaba de lunes a sábado. Era buen estudiante, no suspendía y una vez acababa con los deberes del colegio –a veces los hacía en casa y otras incluso en el metro, para tener más tiempo libre- entrenaba con mi padre Rufino cuatro horas, las cuatro clases que él daba. La clase de los mayores no la hacía, pero me quedaba a verla y recuerdo ser cinturón amarillo naranja y saber el kata Basai Dai, sólo de verlo. Un día le dije a mi padre que me dejase hacer Basai Dai. Él se sorprendió bastante pensando que me estaba “columpiando” y… le hice basai dai... mal, sobre todo el enbusen, pero lo hice”.

- Supongo que tus primeros éxitos no fueron debidos a un trabajo de especialización prematuro. Vamos, que tus entrenamientos no eran enfocados a la competición de kumite.

- “En absoluto. De hecho, en la categoría Cadete participé en los Campeonatos de España de Kata y de Kumite. Pero al final te acabas especializando en lo que mejor se te da y te aporta triunfos”.

- Tu Sensei ha sido siempre Rufino, tu padre, pero supongo que a lo largo de tu carrera deportiva habrá habido alguien más que haya influido en tu karate...

- “Sí, mi padre es mi único maestro, pero no es menos cierto que a lo largo de todos estos años, con José María Martín “Mabuni” como seleccionador nacional, se ha forjado entre nosotros dos un vínculo personal muy fuerte. José María ha influido mucho en mis éxitos, no cabe duda, pero de otro modo. Mi maestro siempre ha sido mi padre”.

- Remontémonos a tu primer Campeonato de España. ¿Recuerdas dónde fue, el resultado y demás?

- “Sí. El primer Campeonato de España en que participé fue en Zaragoza, en 1992, con 13 años, en la modalidad de kata. Un año después, con 14, debuté en el Nacional de Kumite, en Barcelona. En kata quedé séptimo –en aquella época se disputaban finales a ocho participantes, con un sistema de puntuaciones similar en parte al que se usa, por ejemplo, en gimnasia rítmica-, y en el de kumite gané”.

Campeonato de España 2008

- Por cierto, Iván, entre todas las categorías, ¿cuántos Campeonatos de España has ganado?

- “Veintitrés y una copa de España”.

- El 2000 fue el año de tu explosión definitiva. Campeón de Europa y del Mundo en tu primera participación en un Mundial... y todo en tu primer año senior. ¿Cambió algo tu vida a partir de ese momento?

- “Sí, pero cambió aún más dos años después, en 2002, cuando tuve que revalidar el título. Se movió mucho la prensa, los medios de comunicación montaron gran revuelo... Era campeón desde el 2000, pero en 2002 fue cuando empecé a notar las consecuencias, en muchos sentidos para peor. Se creó una especie de burbuja en torno a mí y me cargaron con unas responsabilidades que no iban para nada acordes con el nivel de profesionalismo del karate en España. Para mí, hasta ese momento, el karate era ante todo un hobby, y tenía muy claro que si algún día dejase de gustarme el karate de competición lo dejaría. Mi hipoteca no se paga con las competiciones, sino con mi trabajo, por eso toda la presión que sentí sobre mis espaldas en el Mundial de 2002 no la entendía muy bien”.

Campeonato de España 2008

- La forma de entrenar y afrontar las competiciones, ¿también cambió?

- “No mucho, la verdad. Lo cierto es que antes de ser Campeón del Mundo por primera vez yo ya me sentía campeón. Había ganado el Campeonato de España y el de Europa, haciendo buenos combates, y eso había reforzado mucho mi confianza. Por eso salía al tatami convencido de que no podía perder. Pero la forma de entrenar, la verdad, no cambió demasiado”.

- Tuviste rachas realmente buenas, de pasarte tiempo y tiempo sin perder ni un combate.

- “Hubo una época en que pasé, entre campeonatos de Europa y del Mundo, rachas muy largas sin perder un solo combate, a lo mejor perdía un enfrentamiento cada tres años. En 2000, por ejemplo, fui Campeón de Europa individual, Subcampeón de Europa por equipos sin perder ningún combate, Campeón del mundo individual y por equipos, y Campeón Universitario de open y por pesos… Un día, hace no mucho, me recordó esto Patxi Martínez, mi compañero en la selección, y estuvimos pensando en alto sobre ello”.

- Cuando hablas de preparación y de entrenamiento, hay una palabra recurrente en tu vocabulario: autoconfianza. ¿Cómo se consigue y cómo intentas tú transmitirla a tus alumnos?

- “Yo trabajo sobre todo con refuerzos positivos en clase, con muchos ánimos para los chavales, sin regañinas, sin un grito mal dado. Tengo chavales compitiendo en el Campeonato de España y nunca me verás dándoles un grito, ni en el tatami, ni fuera del tatami, jamás, porque no va con mi persona. Otra cosa es ponerse serio y en su sitio, pero sin echar broncas por hacerlo bien o no. Buscar el lado positivo y hacerles ver las partes buenas es un buen modo de infundir autoconfianza”.

- ¿Qué hace Iván Leal el día antes de una competición importante?

- “- Generalmente estoy concentrado desde varios días antes de la competición con el resto de compañeros de la selección. El equipo de Kumite es como una gran familia, y solemos estar todos en la misma habitación, la de los médicos de la Federación. Nos cogemos comida, embutido, jamón... y estamos charlando y comiendo hasta que nos dan la liguilla que nos toca al día siguiente. Entonces nos cambia la cara, cada uno coge la suya y se pone a estudiarla. Y luego a dormir. Y a pensar. Normalmente te pasas parte de la noche dándole vueltas a la cabeza, pensando en si me tocará éste o este otro…”.

- En tantos años de competiciones te has enfrentado a grandes nombres del Karate Mundial. ¿Podrías decirme el nombre de tus tres competidores favoritos?

- “He peleado con mucha gente: Biamonti, Benetello, Talarico, Óscar Vázquez… todos son muy buenos. Ahora bien, si tengo que elegir tres nombres, me quedo con los siguientes: Óscar Vázquez, en mi opinión, el mejor competidor; Tomás Herrero, mi ídolo cuando yo estaba empezando a competir; y, en el plano internacional, Alex Biamonti”.

Temporada 2005

- ¿Y qué opinas de Rafael Aghayev?

- “Como competidor es excepcional, pero en mi opinión tiene faltas de respeto tanto con el adversario como con el tatami”.

- Te has enfrentado en varias ocasiones a él. ¿Cómo le definirías como competidor? ¿Qué hay que hacer para ganarle?

- “Es muy buen competidor, pero ya te digo que tiene cosas que a mí no me gustan. Con respecto a qué hay que hacer para ganarle, habría que preguntarle a Óscar Vázquez, que le ganó la final del Campeonato de Europa de este año: cuatro cero. Aghayev no pierde nunca, sólo con Óscar”.

- ¿Cuál crees que es la mejor baza del azerbaiyano?

- “En mi opinión destaca por la potencia de piernas que tiene, sus desplazamientos. Además, es muy listo, muy rápido... es un tipo duro de roer”.

- Hablemos del Mundial de Tokio de este año: ¿qué tal estuvo?

- “En 2006 había estado ya en Tokio. Me contrataron una semana para dar un curso de alta competición. Y menos mal que tuve algo de tiempo para ver aquello y hacer algo de turismo porque esta vez, sin embargo, entrenábamos mañana y tarde, y no tuve apenas tiempo. Pero la gente, el respeto que te muestran y el trato que te ofrecen.... chapeau. El campeonato en sí, en cambio, defraudó un poco: el pabellón no era demasiado acogedor, la organización no era todo lo buena que esperábamos... A lo mejor es porque teníamos altas expectativas y, cuando uno espera lo mejor, todo lo que viene le parece poco”.

- ¿Y los combates?

- “Por equipos, en la lucha por el pase a la final con Serbia, nos arbitró un italiano y no nos dejó pasar. Patxi Martínez acabó lesionado, con un pómulo roto, César Castaño fue descalificado mientras iba ganando por la lesión que le produjo a un holandés con un barrido… En individual tampoco nos salió bien a la mayoría, y tanto Óscar Vázquez como yo mismo perdimos a las primeras de cambio. Por equipos bien, estoy contento con cómo rendimos todo el equipo, pero ya te digo, llevábamos tres finales consecutivas y han debido pensar que cuatro serían ya demasiadas”.

- Poco antes del Mundial de este año en Tokio leí que anunciabas tu retirada esta misma temporada. ¿Sigues pensando lo mismo?

- “Sí, lo que pasa es que en Junio son los Juegos del Mediterráneo, en Italia. Es un torneo muy bonito para los karatekas, ya que el karate no es deporte olímpico y esto es lo que más se aproxima al color de unas olimpiadas. Quiero participar porque, además, la última vez que tomé parte en este evento, en Almería en 2005, gané el oro. Fue la primera medalla de toda la expedición española y tuvo para mí un sabor muy especial. De hecho, éste chándal de la selección que llevo puesto es como un amuleto para mí, pues al día siguiente de ganar salí en todos los periódicos con la medalla y el chándal de la selección”.

- O sea que tras los Juegos, cuelgas las guantillas ¿no?

- “Sí. Me centraré en otras facetas del karate, pero mis días como competidor se habrán acabado. Seguiré con mis clases, con el polideportivo en que trabajo, con mis funciones de coordinador de deportes, y además tengo otros proyectos, todos vinculados con el deporte. Pero mi verdadero proyecto de vida ahora es mi familia, mi mujer y mi hijo Iker, que requieren toda mi atención”.

- Has sido compañero en la selección de algunos de los más grandes karatekas que ha dado el karate español. Hemos elegido cuatro nombres, ponles tú un comentario al margen a cada uno.

- Óscar Vázquez: "es, ante todo, mi amigo con mayúsculas. Te hablo de reír y de llorar juntos. Al margen de eso, en el karate es un genio, en el sentido de que es alguien capaz de hacer genialidades, cosas que se escapan del alcance de cualquier otra persona”.
- Ángel Ramiro: "también un gran amigo mío. Su mayor cualidad es que es un currante nato: trabajo, trabajo y trabajo es su lema”.
- Tomás Herrero: "es un crack y ha tenido muy mala suerte. En su palmarés debería estar algún Campeonato del Mundo, al igual que en el de Óscar Vázquez. Si ni uno ni otro lo han conseguido ha sido sólo por las circunstancias”.
- David Luque: "es la longevidad hecha arte. Hacer una final de Campeonato de Europa con cuarenta años, llevando 22 ó 23 años compitiendo... y entrenar como un adolescente. Tiene un mérito increíble y es algo que muy pocos podrían hacer. Hace dos sesiones de karate de dos horas con José María Martín, y se va a correr después de cada sesión. Es increíble”.

- El karate español ha vivido una época dorada gracias a los nombres que acabamos de citar y muchos otros. ¿Crees que hay relevo? ¿Quién está en posición de igualar vuestros éxitos?

- “Óscar Vázquez y David Luque se han retirado en Tokio; Tomás Herrero, también; Patxi y yo lo dejamos tras los Juegos del Mediterráneo, en Junio; David Santana, que ha sido Campeón del Mundo Individual y por equipos, se retiró este año antes de ir al Europeo, pues se quiere centrar en su trabajo. ¿Relevo? Antonio Sánchez, Cristian Rodríguez, y algún otro, pero, ojalá me equivoque, lo que hemos hecho en nuestra época será difícil de igualar: seis finales de Campeonato de Europa, y tres finales y dos bronces en los últimos cinco Mundiales. De las finales ganamos dos y perdimos una. En toda la historia del karate español no se había hecho tanto como en nuestra época. Ojalá que los que vienen detrás nos superen, pero lo tendrán muy difícil. El karate es muy competitivo y hay gente muy buena”.

Temporada 2005

- No hace mucho vio la luz una foto tuya, como dios te trajo al mundo, a las puertas del COE, reivindicando la falta de apoyos al karate. ¿Ha servido de algo?

- “No. Sólo me ha valido para recibir críticas de la gente. Sobre todo, de aquéllos que no entienden las necesidades de los deportistas que dedican su vida a especialidades no olímpicas, como el karate, que sólo por ello reciben muchas menos ayudas. Si el karate fuese olímpico yo no sería millonario, pero tras más de veinte años de dedicación probablemente tendría la hipoteca de mi casa pagada, cosa que no ocurre”.

- Actualmente, además de competir tienes tus propias clases, ¿no?

- “Sí. Dirijo un club en Madrid que lleva mi nombre, Club Iván Leal, pero doy clase en los Polideportivos de Tielmes y de Nuevo Batzán, así como en el Colegio Malvar, todo cerca de Arganda. ”.

- Ya para terminar, Iván, dales un consejo a los jóvenes karatekas que aspiren a despuntar en el futuro en el kumite deportivo.

- “Que intenten hacerlo todo disfrutando. Que se esfuercen pero, sobre todo, que disfruten. No es bueno que el día antes uno se convierta en un manojo de nervios, porque entonces se pasa mal y se pierde el gusto por competir. Fuera los malos tragos. Estamos aquí para divertirnos y disfrutar compitiendo”.

Gracias por tu tiempo Iván, y mucha suerte en los Juegos del Mediterráneo.

Entrevista realizada en Ferrol el 20 de diciembre de 2008.
KARATE Total quiere expresar su agradecimiento al Club Bunkai Sport de Ferrol, sin cuya colaboración esta entrevista no podría haberse realizado.

Datos

Fecha de nacimiento: 18 de septiembre de 1978.
Lugar de nacimiento: Madrid.
Lugar de Residencia: Arganda del Rey, Madrid.
Estilo: Shito Ryu.
Grado: Tercer Dan
Profesión: Maestro de Karate.

Palmarés
(próximamente)







Texto y fotos: Gaspar J. Barrón

Volver