Sergio Martínez

Fecha de nacimiento: .
Residencia: Getafe (Madrid).
Estilo: Shito Ryu.
Profesión: Profesor de Karate.







Palmarés deportivo

Campeonato de España 2001 Bronce en Kumite Cadete en el Campeonato Promoción de Madrid 1993.
Oro en Kata Cadete en el Campeonato Promoción de Madrid 1993.
Plata en Kumite por Equipos Cadete en el trofeo FMK 1994.
Bronce en Kumite Junior en el Campeonato Promoción de Madrid 1995.
Oro en Kumite Junior en el Campeonato de Madrid 1995.
Bronce en Kumite Junior en el Campeonato de España en Alcobendas, Madrid 1996.
Plata en Kumite Senior Campeonato de Madrid 1996.
Oro en Kumite Senior Campeonato de Madrid 1996.
Subcampeón de España en Kumite Junior en Alcobendas, Madrid 1997.
Final Campeonato de Madrid Bronce en Kumite Senior Campeonato de Madrid 1997.
Oro en Kumite Senior en el campeonato Promoción de Madrid 1997.
Oro en Kumite Senior en el Campeonato de Madrid 1998.
Oro en Kumite Senior en el Campeonato de Promoción de Madrid 1998.
Plata en Kumite por Equipos Senior en el Campeonato de Madrid 1998.
Oro en Kumite Senior en el Campeonato de Promoción de Madrid 1999.
Bronce en Kumite Senior en el Campeonato de Madrid 2000.
Subcampeón de España Kumite Senior Alcobendas, Madrid 2000.
Plata en Kumite Senior en el Campeonato Promoción de Madrid 2000.
Entrevista Bronce en Kumite Senior en el Campeonato de Madrid 2001.
Bronce de España Kumite Senior Oviedo, Asturias 2001.
Plata en Kumite Senior Campeonato de Madrid 2003.
Plata en Kumite Senior Campeonato Promoción de Madrid 2003.
Oro en Kumite Senior Campeonato de Madrid 2004.
11 Veces preseleccionado para formar parte de la Selección Madrileña de Karate.
Preseleccionado para formar parte de la Selección Española de Karate en los Campeonatos de Europa Senior, Belgrado (Yugoslavia) 1998.
Miembro del C.A.R (Centro de Alto Rendimiento), 2001.
Sergio en acción

Entrevista

Sergio Martínez es de Getafe (Madrid) y, a sus 28 años, es uno de los más firmes valores del Karate madrileño en kumite. En su categoría, la de menos de 60 kilos, hay muchos huesos duros de roer, pero ello no supone obstáculo alguno ante la pasión y el empeño de este karateka, para quien su deporte constituye una forma de vida. Con él tuvimos unas palabras recientemente en el Gimnasio Los Ángeles, donde frecuentemente entrena.

- ¿A qué edad comenzaste a practicar Karate?

- "A los once años, por influencia de mi hermano. Mi primer maestro se llamaba Antonio Esteve, el seleccionador nacional de katas por aquella época. Daba clases de Shito Ryu en Getafe, donde resido desde siempre. Puedo decir que era de los mejores sensei que había en Madrid en aquellos años".

- ¿Qué recuerdos tienes de aquella época?

- "Ha cambiado todo mucho. Había muchos cinturones negros en las clases; recuerdo que había veces en que sólo había entrenando gente con el cinturón negro. La competición también ha cambiado mucho, pero creo que es lógico y bueno que el Karate evolucione. Así mismo recuerdo que en mis comienzos entrenaba con gente a la que tenía en un pedestal, me parecían intocables. Es curioso cómo, según subes de nivel, te vas dando cuenta de que con esfuerzo y ganas todo puede cambiar y les ves de una forma diferente".

- ¿Cuándo empezaste a competir?

- "Casi desde que tuve mi primer contacto con el Karate. Mi primera competición fue con cinturón blanco, a los tres meses de empezar. Hasta los diecisiete años competí en kata y en kumite. En kata llegué a ganar algún pequeño torneo de Madrid, pero ambas especialidades son difíciles de combinar cuando quieres nivel de competición, y además a mí siempre me ha tirado más el combate".

- Supongo que con las horas que hay que dedicar a cada especialidad debe ser casi imposible combinar ambas en competición, sobre todo si además trabajas...

- "Sí, muy difícil pero no imposible. En España hay varios karatekas que lo hacen o lo han hecho. Lorenzo Campillejo y algún otro llegaron a ir a Campeonatos de España de las dos especialidades. En el ámbito internacional ha habido varios casos. Recuerdo que una italiana se llevó el Campeonato de Europa de ambas modalidades, y Junior Lefevre hizo lo mismo en la categoría cadete de chicos".

- Hablando de trabajo... ¿cómo es una semana normal en tu vida?

David Barros

- "Me levanto cada día temprano, trabajo por las mañanas hasta las tres y media en una librería. Luego salgo, doy clases de Karate desde las 16:00 hasta las 20:30 de la tarde y, finalmente, al gimnasio a entrenar entre las nueve y las diez y media aproximadamente. Los fines de semana, más de lo mismo: cuando no compito yo, compite alguno de mis alumnos. Y siempre así...

- Cuéntanos tu mejor recuerdo asociado a las competiciones.

- "Tengo un recuerdo especial del primer campeonato de Madrid que gané, siendo aún junior, en el año 95. Ese año fui campeón de Madrid y, en febrero del año siguiente, quedé tercero de España. Fue un año muy "guapo" en que tuve que compaginar la "mili" con el entrenamiento. No había problema: figuraba en el cuartel como deportista de élite y eso estaba muy bien visto, o sea que tenía muchos permisos para entrenar".

- ¿A qué aspiras?

- "De momento a todo. Tengo 28 años y me quedan tres para esforzarme a tope y conseguir mis objetivos. Me gustaría llevarme medalla en los Campeonatos de España y poder ir a algún Campeonato de Europa".

- En combate supongo que tendrás alguna técnica favorita o algo que cueles con mayor facilidad.

- "Las técnicas de pierna y las técnicas de puño a nivel yodan, pero sobre todo la pierna".

Entrevista - ¿Tienes alguna manía antes de las competiciones?

- "Cuando compito me pongo muy serio. Hay gente que no para de hablar antes y después de competir; es porque los nervios les producen ese efecto, pero en mí es justo lo contrario. Estoy muy concentrado y me cambia el carácter. Me gusta acostarme pronto el día anterior y relajarme. Veo algún vídeo de karate para motivarme y poco más. Eso sí, el día previo nunca entreno nada, y el mismo día, menos. Tal vez esto último constituya mi única manía".

- ¿Cómo llevas el tema del peso?

- "Mal, por supuesto (primero risas; luego, carcajadas). Los tres últimos años, mal; siempre he llegado muy justito. Este año, en cambio, ando muy ocupado con el trabajo y sorprendentemente, aun sin dieta, estoy dando el peso en pleno verano".

- ¿Qué consejo darías a quien quiere empezar a competir en kumite? David Barros

- "Entrenar a tope sin pensar en el dinero, porque de esto no se vive. Se tiene que hacer porque a uno le gusta y requiere, sobre todo, tesón; no hay que desanimarse. Todo el mundo ha perdido alguna vez algún combate; a todos los que compiten les han ganado por una puntuación exagerada haciendo katas. En no rendirse reside el verdadero espíritu del competidor. Hay chavales que llegan alto y están acostumbrados a ganar desde el principio; después, con el primer fracaso llegan las ganas de dejarlo. Eso no es ser un buen competidor. Siempre hay altibajos y hay que saber llevarlos".

- O sea, que nos has resumido las cualidades que debe tener un buen competidor...

- "Sí. El tesón y la constancia son fundamentales en el carácter. A veces ves a un "chaval" con pocas cualidades, y en dos años mejora tanto que no se le reconoce; otros, en cambio, se incorporan a tus clases con un talento innato enorme, pero luego fallan en la voluntad de entrenar. En cuanto a las cualidades físicas que se requieren, creo que las que influyen más directamente son la velocidad, la potencia y la elasticidad".

Entrevista realizada el 23 de agosto de 2004 en Getafe (Madrid).

Texto: Gaspar J. Barrón

Volver a Entrenamiento