Tsuguo Sakumoto

Alcanzó la fama por sus títulos mundiales en la especialidad de katas, logrados en los años 1984, 1986 y 1988, pero la historia de Sakumoto Sensei se remonta mucho tiempo atrás. Nació en la villa de Onna, en Okinawa, el 13 de diciembre de 1947, y de los 58 años que ha vivido hasta ahora, 42 los ha pasado practicando karate, un estilo peculiar, el Ryuei Ryu, que comenzó siendo una forma de lucha practicada únicamente en el seno de la familia Nakaima. El tesón y la perseverancia de Sakumoto Sensei le permitieron entrar a forma parte de un selecto grupo de estudiantes que aprendió, bajo la tutela de Kenko Nakaima, los secretos de este estilo, y ahora compagina su trabajo en el dojo que posee en su Okinawa natal con viajes esporádicos por todo el mundo difundiendo los secretos que a él le fueron confiados hace tiempo. Con el Maestro estuvimos los pasados días 23 y 24 de septiembre, aprovechando su paso por Madrid con motivo de un curso organizado por la Federación Madrileña de Karate, y ésta es la entrevista que nos concedió.

- ¿Con qué estilos de karate ha tenido contacto?

- "Empecé haciendo Shurite, aprendiendo los katas típicos, Bassai, Pinan, Heian…; en 1965 me fui a Tokio, a la Universidad, y allí practiqué algo de Goju Ryu. Después de aquello entré en contacto con el Ryuei Ryu, que se importó a Okinawa directamente de China. El Ryuei Ryu es un estilo diferente; no es Goju, ni Shito; ninguno de estos estilos tiene siquiera un kata que se parezca a Heiku o Paiku".

- ¿En su opinión, es bueno centrarse en un único estilo o es mejor practicar un poco de todos?

- "Mi dojo de Okinawa está abierto a todo el mundo. El Karate es como una gran familia en el que hay cabida para todos los estilos: Shotokan, Goju Ryu, Shito Kai…las diferencias de matiz entre unos y otros estilos no son más que eso, matices, pero el concepto, la idea y la meta del practicante siempre debe ser la misma, por eso creo que no hay nada malo en aprenderse y entrenar katas de otros estilos".

- El Ryuei Ryu de Okinawa pone mucho énfasis en el uso de armas, ¿no es así?

- "Efectivamente. El estilo Ryuei Ryu es una mezcla entre karate y kobudo, es decir, el arte del manejo de armas como el bo, el sai, el kama, el remo… Nakaima Sensei daba mucha importancia al kobudo, y yo he seguido su línea. Aunque lo ideal sería practicar kobudo y karate a un cincuenta por ciento, la verdad es que ahora el kobudo ocupa, como mucho, el treinta por ciento de mi tiempo. ¡Mira! Esto me lo hice hace un tiempo, por culpa de un error de cálculo" –n. de r., mientras decía estas palabras, Sakumoto Sensei se señaló, en la mano derecha, una herida de marcada cicatriz, fruto de un error entrenando con armas-.

- ¿Qué opina sobre el trabajo con makiwara?

- "El trabajo con makiwara es muy importante en el karate de Okinawa. Lo considero fundamental. Cada semana entreno con el makiwara unas cuatro o cinco veces, y en cada sesión hago entre 400 y 500 tsukis con cada brazo".

- El entrenamiento con pesas, ¿es bueno o malo para el karate?

- "Lo fundamental en el entrenamiento es la variedad. No es bueno para un karateka centrarse demasiado en las pesas, pero sí son buenas como complemento al karate, al igual que otros deportes como la carrera y la natación. Cuando estaba en la Universidad recuerdo que hacíamos pruebas de atletismo, de velocidad, como los cien metros, y eso, compaginado con las pesas, hacía mi karate más rico y me proporcionaba mucha potencia en las piernas. Si solo entrenas los músculos, malo, pero si lo compaginas todo, puede ser bueno".

- ¿Viaja usted mucho, al igual que otros sensei que se pasan el año fuera de casa dando cursillos por todo el mundo?

- "No, sólo viajo dos o tres veces al año fuera de mi país, el resto del tiempo lo paso en Okinawa, entrenando y dando clases en mi dojo y preparando a miembros del equipo nacional japonés de karate".

- Ya que toca el tema del equipo nacional, ¿qué opina del karate de competición?

- "Me gusta. En el mes de octubre, en el Mundial de Finlandia, cuatro de mis alumnos se presentan como miembros del equipo nacional. Tres de ellos forman parte del equipo de katas, y uno participará en individual. Entrenar al equipo me obliga a practicar mucho, y cada día hacemos siete u ocho katas y dedicamos más de cuatro horas a entrenar".

- ¿Alguna vez ha practicado algún otro arte marcial además del karate?

- "Sí, he hecho un poco de judo, llegué hasta cuarto dan, y algo de kendo, pero nada más…"

- ¿Tiene usted un kata favorito?

- "Te puedo decir que Annan y Suparimpei son, con mucha diferencia, las katas que más he practicado en mi vida. Supongo que Annan es mi favorito, aunque Heiku, Paiku, Sepai y Kururunfa también me gustan mucho y los hago muy asiduamente".



Palmarés

Campeón del Mundo de Katas en los años 1984, 1986 y 1988.
Campeón de los Juegos Mundiales de Invierno en 1985 y 1989.
Campeón de la Copa del Mundo en 1987 y 1989.







Entrevista realizada en Madrid el 24 de septiembre de 2006
Con la colaboración de la Federación Madrileña de Karate

Texto y fotos: Gaspar J. Barrón

Volver a Entrenamiento